viernes, 25 de febrero de 2011

Crónica romana


Vaya, he necesitado casi cinco días para adaptarme de nuevo a mi ritmo de vida habitual. Hace una semana estaba revolviendo discos en diferentes negocios de Roma en compañía de Marco y el Vampiro. La verdad es que necesitaba unas vacaciones, sobre todo a nivel mental, y este break inesperado ha sido como agua bendita. Una llamada telefónica para saber si Giu y Antonio podían ospedarnos y a los diez minutos ya teníamos los pasajes. No hay mejor viaje que aquel que no se prevee, puedo confirmarlo.

No digo nada nuevo si califico la ciudad de Roma de muy caótica, el tráfico es infernal y los semáforos un bien escaso, aunque los romanos no los echan en falta ya que coches y peatones cruzan por cualquier sitio. Hemos visto varios museos e iglesias (no sólo de discos vive el hombre) y uno de los lugares que más me ha llamado la atención es el Mercado de Trajano, justo donde se levanta la famosa columna. Alberga una calle de la época romana con su pavimento original y a unos dos metros por debajo del nivel actual de la ciudad. Se conservan los edificios con sus bóvedas, es posiblemente el centro comercial más antiguo del mundo, predecesor en casi 2000 años del mall americano.

Otro de los lujos de Roma es lo bien que se come, ya sean unos ravioles ricotta e spinaci, carciofi alla romana o una simple pizza, en la trattoria o en casa de los amigos. Una delicia.

Como cosa curiosa, tuve el privilegio de entrar en la sede de la RAI en Via Teulada, y ver el mítico Studio Uno, donde se han grabado tantos varietà, así como el estudio desde el cual se retransmite Porta a Porta.

De la música ya hablé en la entrada anterior. Ningún negocio de música supera la cantidad de material interesantísmo y muy raro que tuve la suerte de ver, revolver y oir. Hubiera necesitado una semana entera sólo para dedicarla a investigar todo lo que hay ahí dentro, pero eso será, magari, en otro viaje.

Hoy no hay disco, he estado demasiado ocupado toda la semana.

Arrivederci.
.

1 comentario:

  1. La prossima volta mi porti a vedere la Rai?
    Cristiano

    ResponderEliminar